¿Cuándo compras una crema facial lees sus componentes?¿Sabes que pueden llevar sustancias químicas muy perjudiciales? Algunas en vez de hidratar y proteger la piel nos la estropean. Estas sustancias químicas pueden provocar trastornos graves. Por eso, antes de comprar el producto deberías de prestar atención a sus componentes. No te fijes solo en el precio ni en marcas que invierten en marketing y publicidad más que en I+D. Para elegir una buena crema facial debes saber qué componentes pueden ser perjudiciales y qué principios activos tienen que llevar para ser efectivas.Canon de Kalón. Elegir una buena crema

Ingredientes potencialmente dañinos:

  • Parabenos: son conservantes cosméticos. Hay estudios que implican incluso su conexión con el cáncer.
  • Laurel de sodio o sulfato de laurel (SLS) o (SLES): combinado con otros químicos se puede convertir en “nitrosinamina” (un potente carcinógeno).
  • Aceite mineral, parafina y petróleo: estos productos, derivados del petróleo, dan sensación de piel suave y brillante. Lo malo de ellos es que cubren la piel como un plástico tapando los poros. Pueden disminuir el desarrollo de las células creando signos de envejecimiento prematuro.
  • Acrilamida: está vinculado a tumores mamarios.
  • Propylene glicol: puede causar dermatitis e irritación en la piel.
  • Fenol (ácido carbólico): puede causar un colapso circulatorio.
  • Dioxano: su carcinogenidad fue confirmada en un estudio del Instituto Nacional del Cáncer en 1978.

Aunque las autoridades permitan el uso de estas sustancias químicas perjudiciales, por llevar poca cantidad en cada envase, lo cierto es que todo suma. Si lo puedes evitar ¿por qué no hacerlo?Canon de Kalón. Elegir una buena crema

Principios activos beneficiosos en una crema facial:

  • Vitamina C y E: tienen un gran poder antioxidante. La vitamina C se encuentra en cítricos, fresas, Kiwi, guayaba, perejil… Da luminosidad a la piel, dinamiza la producción de colágeno y aclara las manchas. La vitamina E está en almendras, avellanas, piñones, aguacate… Es regenerativa, desintoxicante, cicatrizante, limpiadora…
  • Resveratrol: es un polifenol que se encuentra principalmente en la uva. Estimula nuestras propias enzimas antioxidantes para luchar contra los radicales libres.
  • Coenzima Q10: es un antioxidante que produce la epidermis de forma natural. Lo malo es que, con el paso de los años, se ralentiza este proceso. El germen de trigo, algunos aceites vegetales y los cereales integrales son ricos en Coenzima Q10.
  • Retinol: es una de las formas de la vitamina A. Se encuentra en el boniato, espinacas, zanahoria, mango, brócoli, cereales… Atenúa las manchas, suaviza las arrugas, afina el poro y estimula la regeneración celular.
  • Alfa Hidroxiácidos: son ácidos que se encuentran en los alimentos. El ácido cítrico está en los cítricos. El ácido glicólico lo aporta la caña de azúcar. El ácido láctico lo lleva la leche. La manzana tiene ácido málico. El ácido tartárico se encuentra en las uvas. Exfolian y mejoran la textura y la calidad de la piel. Atenúan manchas y pequeñas arrugas.
  • Ácido hialurónico: absorbe 1000 veces su peso en agua, estimula la producción de colágeno y la renovación celular. A medida que envejecemos nuestras reservas en este ácido disminuyen. Los espárragos, cereales integrales, granada, kiwi, limón, piña, uva… estimulan la producción de ácido hialurónico.Canon de Kalón. Elegir una buena crema

Todos estos principios activos los encontramos en lo que comemos. Cada vez tengo más claro que hay que anteponer lo natural a lo químico en la comida y en los productos que utilizamos para la piel.

Después de probar mil y una cremas, por fin he encontrado una línea de cosmética natural que cuide la piel y sea efectiva.

La marca se llama Kefi. La conocí en una “beauty party “que organizó Voga Estilistas para bloggers. Larisa Galici (directora de la firma) hizo una presentación muy visual. En la mesa donde nos encontrábamos cada producto estaba dispuesto en una bandeja con los componentes naturales que llevaba: uva, almendras, avena, guisantes, espárragos, arroz, aloe vera, aguacate, pomelo… Poco a poco me fueron cautivando sus palabras y los principios activos que llevaban. Pero fue al probarla en mi piel cuando noté que aquello era muy bueno.

Después de utilizar los productos Kefi adecuados para mi piel (normal mixta) puedo decirte desde el convencimiento total y absoluto que van genial. Antes me resultaba difícil encontrar una crema que me aportara hidratación sin dejarme piel brillante. Con la loción facial equilibrante he conseguido minimizar los poros y las espinillas de mi nariz casi no se ven. El serum reparador deja la piel hidratada pero sin grasa. Y las cremas (día y noche) dan a la piel la hidratación que necesito.Canon de Kalón. Elegir una buena crema

“KALÓN y KEFI” son dos palabras griegas que comulgan con mi filosofía de vida y con lo que intento trasmitirte en este blog. “Kalón” (en la antigua Grecia significaba belleza, todo lo que despierta admiración) y “Kefi” (chispa, pasión, alegría de vivir).

Los productos Kefi cumplen todo lo que yo le pido a una buena crema: hidratación, humectación, efecto lifting, elasticidad, luminosidad y firmeza.

Fíjate hasta qué punto estoy convencida de lo que te estoy diciendo que ya los puedes adquirir “AQUÍ”.

#KalonConsejo

Come sano, bebe mucha agua, haz ejercicio moderado y cuida tu piel con productos naturales.

Para tener una piel bonita es imprescindible mantenerla hidratada bebiendo dos litros de agua y llevando una alimentación rica en frutas, verduras y ácidos grasos esenciales (omega 3 y omega 6) así como utilizar cremas que lleven estos productos.

¡Sonríe y sé feliz!