¿Sabías que la mala circulación es uno de los factores que causa la celulitis? ¿Tienes arañas vasculares o varices? ¿Notas las piernas cansadas o con hormigueo? ¿Te duelen?¿Tienes flacidez? Si te sirve de consuelo, la inmensa mayoría de las mujeres padecemos alguno de estos problemas.

Canon de Kalón, masaje de piernas para la mala circulaciónLa mala circulación provoca que el retorno venoso sea más lento. Los capilares se dilatan y dejan escapar un fluido sanguíneo en la zona donde tenemos grasa. El líquido que sale de los capilares ejerce presión sobre la grasa y hace que pierda su estructura normal. Los adipocitos (núcleos de grasa) se disponen de forma anárquica y aparece la celulitis edematosa. Existen otros factores genéticos y de estilo de vida que también pueden ser determinantes en su aparición.

Canon de Kalón, masaje drenanteEs en verano, cuando somos más conscientes del problema. Por un lado, el calor hace que los vasos periféricos venosos  y capilares se dilaten y la sangre fluya más cerca de la piel. Esto hace que tengamos mayor sensación de pesadez y cansancio en las piernas. Por otro, queremos lucirlas y nos gustaría tenerlas perfectas.

Además es momento de depilaciones, tratamientos anticelulíticos, autobronceadores… La mayoría de nosotras solo lo vemos como algo meramente estético y no lo es.

La Doctora Pilar García Pellicer nos explicó que la celulitis es una enfermedad. Como dice el refrán: “más vale prevenir que curar”. Es importante tratar el problema antes de que vaya a más y comience el proceso que te he explicado antes.

Hoy te voy a hablar de un tratamiento linfodrenante circulatorio que me hice hace unos días en Punto vital. Es muy adecuado para esta época del año.

La diferencia de este centro con otros en los que he estado radica fundamentalmente en que entienden a la perfección el concepto cuerpo-mente. Somos energía y cualquier problema médico-estético lo tratan de forma holística, sin olvidar por supuesto la medicina tradicional.

Canon de Kalón, botas de presoterápiaMaru Romero preparó las sinergias de plantas con aceites esenciales. Primero las aplicó en mis muñecas con movimientos de acupresión. A continuación, frotó una con otra. Me hizo olerlas mientras marcaba las pautas de mi respiración. Su aroma, el sonido del Mantra y las presiones que iba haciendo sobre axilas, ingles, huecos poplíteos y pies, invitaban a la relajación. Cuando terminó el tratamiento me explicó que la presión de estas sinergias, en determinados puntos del cuerpo, hace que vayan por el torrente sanguíneo.

A continuación procedió a realizarme un masaje drenante. Me dejó relajadísima. Tengo que reconocer que mi relax se acabó cuando me puso el gel frio. Enfundada en un pantalón de plástico, me colocó las botas de presoterápia. Salí del modo “zen” en segundos. La verdad es que con la preso parecía que las botas eran de hielo. Después de 20 minutos en el Polo Norte, me retiró el gel. Por último me dio otro masaje. La sensación de descanso y ligereza en las piernas me duró todo el día. Salí encantada. Es más, pienso sacarme un bono porque resulta más económico que las sesiones sueltas.

Sensaciones a parte, estos son lo beneficios del tratamiento:

  • Disminuye la retención de líquidos.
  • Mejora la circulación y el sistema linfático.
  • Relaja y alivia las piernas cansadas.
  • Mejora el aspecto de la celulitis edematosa.
  • Mejora el tono de los tejidos.
  • Reduce volumen.

Canon de Kalón, tratamiento drenante y circulatorioLos productos que utilizan son de Massada. Aceites esenciales, extractos naturales, barros del mar muerto y algas. Sus principios activos: ruscus, hiedra, castaño de indias, cola de caballo, pino y sílice actúan sobre el sistema circulatorio. Provocan un efecto diurético. Aportan firmeza y elasticidad a la piel.

Si tienes mala circulación, arañas vasculares, retención de líquidos o flacidez… Antes de que vaya a más, y se conviertan en varices o celulitis edematosa, te recomiendo que empieces a tratar el problema.

Kalón- Consejo

Para tener una buena salud vascular y unas piernas bonitas:

  • Evita el sedentarismo. Haz ejercicio moderado. Caminar, nadar o ir en bicicleta, favorecen la circulación.
  • Bebe 2 litros de agua al día.
  • Come abundante verdura y fruta. Evita el exceso de grasas y azúcares.
  • No tomes sal. Recurre a las especias para condimentar tus platos. Les darás más sabor y son saludables.
  • El alcohol y las bebidas gaseosas favorecen la retención de líquidos.
  • Procura moverte en el trabajo. Estar mucho rato sentado o de pie afecta al retorno venoso.
  • Siéntate correctamente. No cruces las piernas.
  • Utiliza zapatos con poco tacón. Que tengan 4 o 5 centímetros como máximo.
  • No utilices pantalones muy ajustados.
  • Los masajes drenantes y la presoterapia favorecen la eliminación de líquidos y el retorno venoso.
  • En la ducha aclárate con agua fría. Empieza por los pies y ve subiendo hasta las ingles.
  • Túmbate con las piernas en alto y, si puedes, aplica un gel frio.
  • Huye de las saunas y del agua muy caliente.

¡¡Sonríe y se feliz!!