Las varices son dilataciones de las venas que se caracterizan por no poder hacer un retorno adecuado de la sangre al corazón. Suelen aparecer en las piernas, pero también en el esófago, en la región anal (hemorroides) o en los testículos (varicocele). Además de antiestéticas las varices pueden ser una manifestación de alguna enfermedad subyacente grave. El médico se encargará de informarte si debes realizar alguna prueba antes de someterte a un tratamiento de varices. Dependiendo de la importancia del problema hay que evaluar el dianóstico con pruebas como: eco-Doppler, flebografía, resonancia magnética, angiografía…

¿Qué son las varices?¿Por qué aparecen?

 Como nos mantenemos erguidos, la sangre de las piernas debe subir venciendo la gravedad. Para facilitar este proceso las venas tienen unas válvulas que impiden el retroceso de la sangre. La contracción muscular ayuda a empujar la sangre hacia el corazón. La almohadilla plantar también hace que al apoyar el pie la presión impulse la sangre hacia arriba.

Cuando las válvulas no cumplen bien su misión de impedir que la sangre baje, esta se acumula aumentando, dilatando las venas y alterando los tejidos de la zona. Hay factores que incrementan el riesgo de padecerlas:

  • La herencia. Se tiene el doble de posibilidades de tener varices si tus antecesores las han padecido.
  • La edad. A medida que nos hacemos mayores hay más riesgo de tenerlas.
  • El sexo. Las mujeres tenemos más riesgo que los hombres. Está relacionado con factores hormonales. La retención de líquidos y el aumento de peso favorecen la aparición de las varices.
  • El trabajo. Estar muchas horas de pie dificulta el ascenso de la sangre al corazón.
  • La obesidad. Es una de las causas de aparición de varices.
  • La falta de ejercicio. Si el músculo está flácido no colabora a empujar la sangre al corazón.

¿Cuáles son los síntomas?

 Algunos pacientes pueden presentar síntomas como pesadez y cansancio en las piernas, sensación de calor, picor y escozor. También pueden dar calambres nocturnos. Dolor que suele localizarse en los trayectos de las zonas afectadas. En otros casos no hay estos síntomas, pero se puede ver la red venosa así como cambios de coloración en la piel. Cuando se agrava el deterioro de las venas, las varices se van dilatando y pueden llegar a retorcerse. En el estadio más grave pueden aparecer úlceras y eczemas.

Por lo general presenten o no síntomas nunca hay que realizar un tratamiento estético como masajes drenantes, linfáticos, presoterapia, cavitación, ultrasonidos… Sin la supervisión de un médico. Resulta delicado ya que estamos hablando del sistema circulatorio del ser humano y con estos tratamientos se podría desencadenar o agravar el problema.

Posibles complicaciones.

 Puede haber cambios en la piel, que se oscurece y se reseca, llegando a tener un aspecto escamoso. A medida que avanza el proceso las varices pueden tener más complicaciones como hemorragias, úlceras varicosas, infecciones, flebitis, trombosis en las venas y embolismo pulmonar.

¿Qué podemos hacer para prevenir las varices?

 Hay que tener especial cuidado cuando existen antecedentes familiares con este problema. Se puede prevenir evitando el sobrepeso, el estreñimiento y haciendo ejercicio físico. Es aconsejable no llevar ropa muy ajustada y llevar un calzado adecuado. El tacón no debe de sobrepasar los 5 centímetros. El zapato plano tampoco es bueno. La postura es importante para evitar las varices. Permanecer muchas horas sin moverse, ya sea sentado o de pie no es adecuado. Hay que evitar cruzar las piernas cuando se está sentado. Evitar el calor en la medida de lo posible. Las duchas, saunas y la exposición prolongada al sol no son adecuadas. Intenta mantener los pies elevados al estar tumbado.

Tratamientos médico-estéticos

  • Esclerosis química. Se infiltra una sustancia química en la variz. Puede ser con espuma o con líquidos. El paciente puede hacer vida normal una vez sometido al tratamiento.
  • Láser. Es un rayo de luz de un solo color que calienta  las células y las destruye. Puede ser Láser superficial, endoláser o terapia fotodinámica. La mejor época del año para iniciar el tratamiento es durante el invierno.

Una variz cuando es tratada puede desaparecer entre las 8 y 12 semanas posteriores. Cabe destacar que el tratamiento es cómodo, rápido y seguro.

Al ser una enfermedad degenerativa, cuando está muy avanzada hay que recurrir a tratamientos quirúrgicos.

 

  • Cirugia tradicional o stipping. Consiste en eliminar las venas afectadas . Se realiza con anestesia general. La convalecencia es larga y los resultados estéticos no son muy buenos.
  • Microcirugía. Se eliminan solo los trayectos afectados. La recuperación y el resultado estético es mejor.

Te recomiendo acudir a tu médico estético cuando la variz sea incipiente para evitar tratamientos más agresivos y con peores resultados. Recuerda que las varices no solo son antiestéticas. Hay que tratarlas y prevenir su aparición .