Si eres de las que se pasa la vida con hambre y sin perder kilos, algo estás haciendo mal. La mayoría de las dietas fracasan porque son restrictivas. Al final preferirás ser gordit@ y feliz, que flac@ y amargad@. A veces cometemos errores que nos impiden adelgazar. El qué, cuánto, cómo y cuándo comemos determinará el éxito o el fracaso.

Alimentación saludable.Canon de kalón.¿Qué comer?

  • Grasas. Uno de los errores más comunes es eliminarlas. El 15% de la ingesta diaria deben ser grasas saludables. Toma frutos secos, aceite de oliva virgen y pescados azules.
  • Las verduras de temporada deben ser el pilar de tu alimentación diaria. Puedes comer la cantidad que quieras.
  • Frutas. Aunque tienen muchas vitaminas, minerales y pocas calorías, si quieres quitarte unos kilos tendrás que limitar su consumo a una o dos piezas al día.
  • Legumbres. Es importante consumir 2 ó 3 veces a la semana lentejas, garbanzos, alubias, habas o soja. Son ricas en proteínas, tienen mucha fibra, vitaminas, minerales y pocas grasas.
  • Cereales. Opta siempre por la versión integral. El grano entero tiene tres partes: el salvado que es la parte externa. Es precisamente en ella donde están las vitaminas, los minerales y la fibra. El endospermo (la parte media del grano) tiene proteínas y carbohidratos. Y el germen (la parte interior) que es donde se encuentran los fitonutrientes y los antioxidantes. Cuando se muelen los cereales refinados se les quita el salvado y el germen con lo que pierden los nutrientes más importantes. Además aunque tienen las mismas calorías, la fibra es saciante y mejora el tránsito intestinal. Por eso consume siempre arroz y pan integral. También puedes incluir en tu dieta avena, maíz, quínoa… A no ser que seas intolerante al gluten, toma todos los días una o dos raciones.Canon de kalón. Perder peso sin pasar hambre
  • Huevos. La clara tiene proteínas de alto nivel biológico. La yema es más grasa y un consumo excesivo podría aumentar tu colesterol.
  • Carnes. Limita el consumo de carnes rojas para ocasiones especiales. Toma carnes blancas (pollo, pavo o conejo) 2 ó 3 veces a la semana.
  • Pescados. Los azules son ricos en omega 3. Toma salmón, sardinas, atún, arenque, salmonete, boquerones, caballa… El pescado blanco tiene pocas calorías y se digiere muy bien. Es una fuente rica de proteínas.
  • Marisco. Tiene las mismas propiedades que el pescado. Pero hay que tener cuidado porque posee más sal y ácido úrico.
  • Lácteos. Hay que desmitificar lo que decían nuestras madres y abuelas: ¡toma leche para crecer y tener los huesos fuertes! Por supuesto que la leche tiene calcio y proteínas, pero también grasas y poca fibra. Optar por los desnatados o los light es también otro engaño. Le quitan la grasa, pero le añaden azúcar (que luego se convierte en grasa). El yogur se digiere mejor. Limita su consumo. Una ración al día es suficiente. Puedes optar por las bebidas vegetales: avena, arroz, soja, almendras… Es una opción muy saludable.Canon de Kalón. Dieta del sentido común

El resto de alimentos: bollería industrial, enlatados, embutidos… Deberías suprimirlos si quieres perder peso. Pero no solo importa lo que comas, la forma de preparar los alimentos y el tiempo que tardes en masticarlos es fundamental para ganar o perder peso.

¿Cómo comer?

  • Comer con atención plena. Si engulles la comida casi sin masticar, comerás mucho más sin darte cuenta. El cerebro necesita un tiempo para dar señales de saciedad.
  • La forma de preparar los platos pone o quita calorías. Olvídate de los fritos, rebozados, empanados y salsas. Es mejor cocinar a la plancha, al vapor o al horno. Al cocer las verduras, hazlo con poca agua y durante poco tiempo. No abuses del aceite al cocinar. Sustituye la sal por especias para dar sabor a los platos y evitar la retención de líquidos. Ten sentido común al cocinar. Por ejemplo, prepara las legumbres con verduras. Si les pones morcilla, chorizo y panceta… ¡Adiós dieta sana!

¿Cuánta cantidad debo comer?

La cantidad está determinada por:

  • El ejercicio: si quiere conservar la línea, tienes que moverte. Debes de gastar más calorías de las que ingieres. Es lógico ¿no? No valen excusas, camina, anda, nada, baila, monta en bici, haz algo que te guste, pero… ¡Muévete!
  • La hora en la que comas determina la cantidad.Canon de Kalón. Beneficios del Pilates

¿Cuándo debo hacerlo?

El dicho popular: “desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo” debes grabarlo a fuego en tu cerebro.

  • Desayuno: debería ser la comida más importante del día. A primera hora puedes comer lo que te apetezca. Es un buen momento para tomar hidratos de carbono. Te darán energía. Dispones de todo el día para quemar esas calorías.
  • Almuerzo: un tentempié a mitad de mañana te ayudará a llegar a la comida con menos hambre. Una pieza de fruta te saciará y aportará a tu organismo vitaminas, minerales y fibra.
  • Comida: échale imaginación a la hora de preparar los platos. Una verdura hervida y sin apañar es un plato triste. Ponle color y añade sabor con especias. Evita las grasas malas (alimentos procesados).
  • Merienda: tomar un yogur y unos frutos secos sería una buena opción.
  • Cena: evita tomar hidratos de carbono y fruta a última hora del día. Es mejor que te quedes con hambre. Añade una infusión relajante antes de irte a dormir.

#KalonConsejo

Recuerda estos principios: el “qué” comes va unido a “cómo” lo preparas. La cantidad (“cuánto”) depende de “cuándo” lo ingieras.

Come despacio y mastica bien los alimentos.

La hora en la que los ingieras (crono-dieta) y el ejercicio físico son claves importantes en la pérdida de peso.

Bebe 2 litros de agua cada día.

Controla el estrés para evitar la ansiedad.

¡¡Sonríe y sé feliz!!