La mayoría de nosotros cometemos muchos errores cuando hacemos deporte. Creemos que con tonificar y hacer ejercicios aeróbicos, definiremos músculos y perderemos grasa. Muchas veces vamos al gimnasio con el tiempo justo y nos olvidamos de calentar antes de empezar y estirar los músculos al terminar el entrenamiento. Seguro que si te hablo de “propiocepción” te sonará a chino, (si lo sabes y lo practicas, lo tuyo ya es de nota). Probablemente, si has ido a rehabilitación por una lesión, los habrás practicado con tu fisioterapeuta. Pero como dice el refrán: “más vale prevenir que curar” Hoy aprenderemos a realizar este tipo de ejercicios con nuestra entrenadora Chus. Si los realizas, además de tonificar y fortalecer, evitarás caídas y lesiones.Canon de salón. Ejercicios de propiocepción

La propiocepción es el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos. Regula la dirección y el rango articular del movimiento y permite las reacciones y respuestas reflejas automáticas. Trabajar el equilibrio y la propiocepción puede ayudarte a controlar mejor tu cuerpo. Es importante para realizar cualquier actividad cotidiana, desde subir y bajar escaleras sin tropezarse hasta evitar una caída si damos un traspiés. La información propioceptiva avisa al organismo de posibles caídas o giros imprevistos y ayuda a preparar a los músculos y articulaciones a reaccionar rápidamente para evitar tropiezos y caídas.

El entrenamiento de propiocepción se basa en someter al cuerpo a desequilibrios, giros, saltos o a mantener posiciones estáticas en las que no estamos acostumbrados. Este tipo de ejercicio se puede realizar con materiales inestables como el Fitball y el Bosu o sin ellos. Practicando ejercicios de propiocepción enseñamos a nuestros músculos a reaccionar rápidamente ante las señales nerviosas que emite el cerebro en una situación de peligro. Si fuéramos conscientes de su importancia, seguro que les dedicaríamos el tiempo necesario. Evitaríamos caídas y lesiones. Deberíamos considerarlo: “ el sexto sentido”

Chus nos enseña unos sencillos ejercicios de propiocepción. Es importante realizarlos descalzos. ¡Anímate, no tienes excusas!

 El trabajo propioceptivo tiene muchos beneficios:

  • Previene lesiones y ayuda en el proceso de rehabilitación y recuperación.
  • Fortalece las articulaciones.
  • Mejora el control postural.
  • Trabaja el equilibrio, la coordinación, la flexibilidad y la fuerza.
  • Fortalece los tobillos y rodillas.
  • Se reduce el riesgo de lesión al pisar en terrenos irregulares.
  • Mejora la estabilidad articular.

Canon de salón. Ejercicios de propiocepciónPara hacer este tipo de ejercicios, es necesario estar completamente descansados. Es un error realizarlos después del entrenamiento, ya que nuestros músculos no responderán de forma eficiente. Lo ideal sería que los realizaras al menos dos veces por semana. Este sería el orden correcto de entrenamiento: calentamiento, ejercicios de propiocepción, tonificación, ejercicio aeróbico (de 30 a 45 minutos) y estiramientos al finalizar. Como te decía antes, se cometen muchos errores en los entrenamientos. No se trata de pasar horas en el gimnasio. Es importante que cambies de ejercicios. Si haces siempre lo mismo, tu organismo se acostumbra y no obtendrás los resultados esperados.

 #KalónConsejo

Realiza ejercicio físico de forma regular. Con el paso de los años perdemos coordinación, elasticidad, equilibrio y reflejos. Por eso es importante trabajar ejercicios en los que este presente la atención y concentración plena. Practicar Yoga, Taichí, ejercicios isométricos o los de propiocepción, es una forma perfecta de tonificar músculos, relajar el cuerpo y calmar la mente. Se pueden realizar a cualquier edad.

Recuerda que para estar sanos y mantener un aspecto jovial, además de practicar ejercicio con regularidad, debes cuidar tu alimentación, beber agua, evitar el estrés, dormir bien, ser positivo y mantener tu mente activa. Siempre actuando desde el equilibrio y la moderación.

¡¡Sonríe y sé feliz!!