Tengo un blog de belleza y salud. Me gusta leer, estudiar y escribir sobre temas que nos lleven a vivir más y mejor, pero… ¿Soy coherente con el estilo de vida que predico? Cuando me hago este tipo de preguntas… es señal de que necesito “vacaciones”. Muchas veces me puede el estrés. Puede que también sea tu caso. Que estés saturad@ de lo cotidiano, hasta las narices de tu jefe o de un compañero que te hace la vida imposible en el trabajo. Los hijos, la pareja, la casa, el trabajo… Da igual cual sea la causa. Lo cierto es que necesitamos desconectar. Cargar las pilas y alejarnos de esos agentes tóxicos que nos chupan la energía. La rutina diaria nos aleja de la felicidad. El cuerpo y la mente necesitan vacaciones. ¿Sabes cómo disfrutarlas?

Vacaciones. Canon de Kalón¿Por qué vamos siempre corriendo? En ocasiones incluso nos estresamos antes de las vacaciones por dejar el trabajo terminado. Cuando por fin llega la esperada fecha: comemos mal, bebemos más (alcohol), dormimos menos, no hacemos ejercicio. Además estar con la familia las 24 horas al día puede ser un desastre. Muchas veces acabamos más agotados de lo que nos fuimos. Y cuando volvemos a la rutina, otra vez empezamos con las prisas. ¿Por qué no salimos de ese bucle?

El estrés es como un tsunami. Te arrastra, te golpea y te hace ir a la deriva. Cuando estás dentro de la ola, no puedes pensar, no hay capacidad de reacción. Tiene tal fuerza que destruye todo lo que encuentra en su camino. Aunque la comparación te parezca exagerada, nos dejamos llevar por él, sin ser conscientes de que es el causante de muchas enfermedades. El cuerpo da señales que nos indican que la mente debe de parar. Debemos aprender a escucharlo.

Hoy te doy unas claves evitar el estrés antes, durante y después de las vacaciones:Vacaciones en la montaña. Canon de Kalón

¿Cómo evitar el estrés pre vacacional?

  • Planifica con suficiente antelación la fecha para poder organizarte.
  • Haz una lista con los temas que tienes que resolver y ve tachando los asuntos que vayas terminando.
  • Prioriza y no dejes las tareas a medias. Selecciona las cosas importantes que hay que dejar resueltas antes de marcharte.
  • Mantén tu zona de trabajo ordenada. Es importante, evitarás tiempos perdidos buscando cosas.

¿Cómo descansar en vacaciones?

  • Aprovecha para hacer deporte al aire libre.
  • Toma el sol con moderación y siempre con protección solar.
  • Duerme lo suficiente.
  • Disfruta de tus hobbies, lee, baila, camina… Haz lo que te guste, lo que realmente te haga feliz.
  • Practica terapias de relajación como Yoga, Taichí, Mindfulness…
  • Aprende a decir “No”. Enseña a los tuyos a responsabilizarse de sus cosas. No se pueden levantar de la cama y preguntar: ¿dónde están los calcetines?
  • Dedícate tiempo. Ponte guapa, cuida tu piel y cabello. Come sano, pero sin obsesiones. Si un día te pasas, compensa haciendo más ejercicio.
  • Es importante para la pareja tener cada uno su espacio. Se pueden compartir muchos momentos, pero no es necesario estar juntos todo el día.Operación bikini. Canon de kalón

¿Cómo prevenir el estrés post vacacional?

  • Vuelve de las vacaciones 2 o 3 días antes. Necesitas un cierto tiempo de adaptación para habituarte a la rutina de horarios y comida.
  • Toma una actitud optimista, piensa en lo bien que lo has pasado y que gracias a tu trabajo, el año que viene podrás ir otra vez de vacaciones.
  • Come sano y bebe mucha agua para depurar el organismo. Si te encuentras bien físicamente tendrás más energía.
  • Haz deporte. Con el ejercicio se liberan endorfinas. Mejorará tu estado de ánimo y desaparecerá el estrés.
  • Retoma el contacto con tus amigos y familia. Volver a verlos te alegrará. Conciliar la vida laboral y la personal es esencial para mantener un equilibrio emocional.

#KalonConsejo

Disfruta de tus vacaciones. Aprende a relativizar. Si controlas tu mente, controlarás tu vida. Visualiza en tu cabeza un cartel que diga: “Cerrado por vacaciones”. Practica Mindfulness, Yoga o cualquier terapia que te ayude a desconectar.

Vive el momento presente. Disfruta de cada minuto que pasa porque ya no vuelve.

¡¡Sonríe y sé feliz!!