Los cuatro tantras de la medicina tibetana son: dieta, comportamiento, meditación y masaje. Pretenden restablecer el equilibrio del cuerpo, la energía y la fuerza vital. El masaje tibetano es una de las prácticas de sanación. Se realiza con aceites en los puntos de acupresión. Esta técnica de masaje calma la mente para que la sabiduría del cuerpo pueda surgir y sanarnos desde dentro hacia fuera.

Canon de kalón. Masaje tibetano¿Para qué sirve?

  • Reduce el estrés.
  • Mejora el insomnio.
  • Alivia tensiones.
  • Mitiga dolores de cabeza.
  • Activa la circulación sanguínea y el tránsito intestinal.

Canon de kalón. Masaje tibetanoHace unos días estuve en Punto Vital con Pilar García Pellicer (nuestra médico del blog). Como me conoce, vio que estaba más tensa de lo habitual y me dijo: “¿por qué no te haces un masaje tibetano? Te vendría fenomenal. Ya me lo dirás…” La medicina tradicional china y tibetana basa sus principios de sanación en la conexión cuerpo-mente. Reaccionamos para bien (salud) o para mal (enfermedad) según nuestro estado de ánimo. Es muy importante controlar las emociones. Si nos dejamos llevar por pensamientos negativos tendremos angustia, depresión, ansiedad, miedo, estrés… Y esto nos llevará a la enfermedad.Te voy a contar mi experiencia sensorial con el masaje tibetano:Canon de kalón. Masaje tibetano

El sonido de un mantra creaba una atmósfera que invitaba a la relajación, la calma y la espiritualidad. Velas aromáticas, orquídeas, luz tenue y la figura de Buda, hicieron que se agudizaran tres de mis cinco sentidos. Al oído, el olfato y la vista se incorporó el tacto. La camilla me estaba esperando. El masaje comienza tapado. En el Tíbet hace mucho fío y los antiguos monjes empezaban el ritual calentando el cuerpo. Las manos expertas de Maru empezaron a frotar sobre la toalla. A medida que entraba en calor iba destapando zonas mi cuerpo. Poco a poco, con movimientos de acupresión fue liberando el bloqueo de algunos de los 7 chakras. El masaje con aceites medicinales y el sonido repetitivo del mantra, consiguió que mis pensamientos desaparecieran. Allí estábamos solas, mi respiración y yo. Nada más, solo respiraba. Calma, sosiego, bienestar y conciencia pura. El último de mis sentidos: el gusto, saboreó con deleite todas aquellas sensaciones tan difíciles de describir. Salí flotando como en una nube. Creo que es uno de los mejores que me han dado en la vida. Las dos horas que dura se me pasaron como si fueran minutos. No es un masaje de belleza, es mucho MÁS. La sensación de calma, de músculos relajados y el bienestar dura varios días.Canon de kalón. Masaje tibetano

Los aceites medicinales que utilizan los traen de Nepal. Cuando Pilar estuvo allí trabajando para una ONG, consiguió contactar con los monjes tibetanos que los fabrican. Ellos son muy respetuosos con la naturaleza y la recolección de plantas medicinales.

Kalón- Consejo

Afloja el acelerador de tu vida. Si corres tanto llegarás el primero a la enfermedad.

Medita, relaja y respira profundamente.

Cuida tu cuerpo. Es el único lugar donde puedes vivir.

¡¡Sonríe y se feliz!!