La alimentación está muy ligada a las emociones. Algunas personas utilizan la comida para calmar la ansiedad y el estrés. Otras, las que llevan una dieta restrictiva, viven situaciones estresantes por la falta de alimentos y … más temprano que tarde acaban dándose un atracón. Las prisas también nos hacen engordar. Comemos rápido y casi sin masticar. La necesidad imperiosa por comer esta en nuestra mente. Para controlarla debemos alimentarnos de forma consciente (minful eating). Así evitarás engordarte sin necesidad de hacer dieta y te sentirás genial.

meditation-1000062__340Muchas veces no comemos por necesidad fisiológica, lo hacemos porque estamos angustiados, estresados o deprimidos. Buscamos en la comida una satisfacción o un premio. Comer de forma compulsiva está en el cerebro. El hipotálamo es la glándula que recibe la sensación de hambre o de sed. También regula la temperatura corporal y las emociones (estado de ánimo, afectividad, memoria, impulso sexual…)

Cuando te surja el deseo de asaltar la nevera, debes reconocer si es hambre emocional o necesitas alimentos para reponer fuerzas.

El hambre emocional surge de repente. Notas la necesidad imperiosa de comer. Muchas veces apetece lo dulce: chocolate, helados, repostería… Aunque si  te gusta lo salado, puedes comer patatas fritas, pizza o cualquier otra cosa que tengas a mano. Lo haces de forma compulsiva hasta que no puedes más. A continuación te duele la barriga y te encuentras fatal, pero no solo físicamente. Después del atracón te sientes culpable y con remordimientos. Así  me sentía yo después de zamparme una tableta de chocolate o de cualquier cosa que pillara en el momento.

Controlar ese impulso es cuestión de minutos. Para manejar esta situación y antes de empezar a comer, para unos segundos. Respira profundamente, hazlo con lentitud. Observa que esta sucediendo. ¿Tengo realmente hambre?¿O es la ansiedad del momento por engullir lo que sea?

Desde que practico mindfulness y yoga he aprendido a respirar de forma consciente. El primer curso lo hice con Javier García Campayo. Me impactó. Jamás aprendí tanto en tampoco tiempo. ¡Qué equivocada estaba!¿ Por qué tenemos que correr y angustiarnos por y para todo? El estrés es una carrera hacia la enfermedad. ¿Quieres llegar a la meta?

Si has realizado algún curso de mindfulness, seguro que te habrán enseñado el ejercicio de la pasa. Si no es así, te invito a que lo hagas. Necesitas 3 pasas. Cómete la primera como lo haces habitualmente.Ejercicio de la pasa. Canon de Kalón

Antes de llevarte la segunda a la boca tienes que utilizar todos los sentidos:

  • Tacto: cógela con la mano. Cierra los ojos y nota con los dedos su textura rugosa y blandita.
  • Vista: mira su color. Observa los matices: marrón, morado, lila…
  • Olfato: ahora huele la pasa. Acércala a la nariz. Inhala despacio con los ojos cerrados. ¿Te recuerda algo ese aroma?
  • Gusto: muerde la pasa partiéndola en dos. Muévela con la lengua por la boca. Nota su textura. Empieza a masticar mientras escuchas (oído) el sonido que se produce al hacerlo. Hazlo lentamente. Saboréala. Traga la pasa y percibe la sensación al pasar por la garganta.

Observa tus pensamientos. Seguro que esta vez has apreciado su sabor de forma totalmente diferente. Ahora come la tercera y saca conclusiones.

Está claro que no podemos ingerir todos los alimentos así, porque “nos darían las uvas” y nunca mejor dicho. Te recomiendo que hagas este ejercicio con el primer bocado que te lleves a la boca en cada comida (solo uno).

Comer con atención plena (minful eating) involucra al cuerpo y a la mente. Es la mejor manera de controlar lo que comes y disfrutar haciéndolo. Es fácil implantarlo en tu vida. Para hacerlo sigue estas nomas:Alimentación consciente. Canon de kalón

  • Aleja el móvil, la tele o cualquier otra cosa que te pueda distraer.
  • Siéntate siempre a la mesa. No vale ir picando mientras preparas la comida.
  • Sírvete una ración moderada.
  • Observa la comida. Tiene que ser algo apetecible y saludable. Pon color a los platos. Las frutas y verduras son una excelente opción.
  • Mastica bien y despacio los alimentos, así favoreces el proceso digestivo.
  • Bebe agua.
  • Piensa en lo que estas haciendo y disfruta del momento. Si te vienen pensamientos a la mente, déjalos pasar. Respira profundamente, mastica, saborea…
  • No comas hasta estar llen@ pero tampoco te quedes con hambre.
  • Una siesta de 20 minutos es reparadora para el cuerpo y la mente. Te dará energía para afrontar el resto del día.

#KalonConsejo

Somos dueños de nuestros pensamientos. Si controlas tu mente controlarás tu vida. Come para vivir sano, no vivas para comer y enfermar. Céntrate en el momento presente. El pasado no volverá y el futuro está por venir. Aliméntate con atención plena y de forma saludable. Vive la vida desde el equilibrio y la moderación.

¡¡Sonríe y sé feliz!!