La Navidad está a la vuelta de la esquina. Con tantas celebraciones nos olvidamos de los hábitos de vida saludables. Todos los años ocurre lo mismo. Llegará enero y tendremos que apretarnos el cinturón por los gastos y aflojarlo por los michelines. Los gimnasios se volverán a llenar y much@s se pondrán a régimen. Perder los kilos ganados es fácil, pero los excesos también estropean la piel. Recuperar su aspecto es mucho más complicado. ¿Sabes cuáles son sus peores enemigos y qué hacer para cuidarla?

Comidas y cenas copiosas

Canon de kalón. Excesos navideños

Los días que te vayas a pasar procura hacer ejercicio y controlar lo que comes el resto del día. El efecto “yo-yo” (ganar y perder peso), es desastroso para la piel. Provoca estrías y flacidez.

Estrés

Si este año te toca hacer de anfitriona tómatelo con tranquilidad. Pensar en los preparativos y el trabajo que supone puede causarte estrés. Se reflejará en tu rostro con:

  • Piel seca y arrugas. Al segregar más cortisol se genera menos colágeno. Se pierde elasticidad en la piel y aparecen arrugas.
  • Acné, urticaria , eczema, psoriasis, sarpullidos… Los nervios pueden afectar al intestino (disbiosis). El desequilibrio de la flora intestinal afecta a la salud de la piel.

Para evitar el estrés planifica con tiempo los menús. Si compras con antelación, además de ahorrarte algún dinero, evitarás las prisas de última hora. No pretendas hacerlo todo tú sola. Uno de los encantos de reunirnos con las personas queridas es participar desde el principio. Delega y deja que te ayuden.

Falta de sueño

El estrés, el exceso de comida y de alcohol pueden provocarnos insomnio. Además estos días trasnochamos más y cambiamos de horarios. Esto puede producir:Canon de kalón. Bolsas en los ojos

  • Bolsas en los ojos. Para evitarlo puedes tener en el congelador unas bolsitas de manzanilla o ponerte dos rodajas finas de pepino sobre los ojos. El contorno debe estar siempre en la nevera. Aplícalo por debajo de la bolsa con ligeras presiones desde la sien hacia el lagrimal.
  • Piel apagada. Exfolia la piel para eliminar las células muertas. A continuación aplica una mascarilla y túmbate 20 minutos. Aprovecha para poner frío sobre los ojos (antifaz, rodajas de pepino o de patata…). Retira e hidrata bien la piel.

No desmaquillarse

Otro de los graves errores es meterse a la cama sin quitarse el maquillaje. Aunque te de pereza debes desmaquillarla. La limpieza es imprescindible. El maquillaje obstruye los poros y no deja respirar a la piel. Además de levantarte con un aspecto lamentable, pueden salirte granos y espinillas.

Alcohol

Enemigos de la piel. Canon de kalónBeber es nocivo para la salud. En la piel puede provocar:

  • Cuperosis. El alcohol produce vasodilatación y puede llegar a romper los capilares finitos.
  • Aumento de peso. Cuando bebes se descontrola el nivel de azúcar y tienes más ganas de comer.
  • Sequedad en la piel. Cuando bebes en exceso bajan los niveles de vitamina A (imprescindible para tener una piel saludable).
  • Ojeras. El tabaco y alcohol alteran la calidad del sueño. Esto hace que aparezcan bolsas y ojeras.

Modera el consumo de alcohol. Los combinados añaden calorías vacías que solo te aportarán grasas y ningún nutriente. Bebe mucha agua para evitar la deshidratación.

El tabaco

Canon de kalón. Fumar mata

Todos sabemos que es malo para la salud, aunque cuando eres fumador te puede el cigarrillo, (lo digo por experiencia). Uno de los primeros cambios que note cuando dejé de fumar fue el aspecto de mi piel. El tabaco es uno de sus peores enemigos.

  • Piel apagada. El humo quita oxígeno a las células. La piel se ve más seca y apagada. El monóxido de carbono hace que pierda su brillo y tenga un tono grisáceo o amarillento.
  • Envejecimiento. Las personas fumadoras tienen arrugas prematuras. La nicotina provoca la mala absorción de vitaminas A y C, indispensables para la formación de colágeno y elastina.

Si te lo propones puedes dejarlo. No lo hagas por tener más o menos arrugas. Hazlo desde el convencimiento de que ganarás salud y calidad de vida.

#KalonConsejo

Salir de la rutina nos puede provocar estrés. ¡Tómatelo con calma! Son días para celebrar y disfrutar. ¡Qué nada ni nadie perturbe tu felicidad!

Compensa los excesos de los días de celebración haciendo ejercicio y controlando lo que comes el resto del día.

Bebe más agua para eliminar toxinas y evitar la retención de líquidos.

Modera el consumo de alcohol. Las resacas nunca son buenas.

Si vas a trasnochar intenta dormir siesta y levantarte más tarde.

Desmaquíllate siempre antes de dormir.

¡¡Sonríe y sé feliz!!