Hablando de pelo, de vez en cuando hay que “cortar por lo sano” y no es que cambiar el look sea una decisión drástica (que también). En este caso el refrán viene “como anillo al dedo” porque… para tener el cabello sano hay que cortarlo. No solo es una cuestión estética. Es por salud capilar. ¿Qué debemos hacer para tenerlo fuerte y bonito? ¿Cada cuánto tiempo debemos cortarlo? ¿Son malos los tintes y los moldeadores?