Hoy te voy a dar un truco que te dejará la piel como la seda y además es muy barato. Solo necesitas un cepillo y 2 o 3 minutos de tu tiempo. El “dry brushing” o cepillado en seco cambia el aspecto la piel. Es un hábito que no cuesta incorporar a tus rutinas de belleza ya que lo haces justo antes de la ducha o el baño.