Los codos y las rodillas son grandes delatores de la edad. Esta zona articular está en continuo movimiento y en contacto con la ropa. Además la falta de hidratación hace que pierdan firmeza y aparezcan arrugas.