LPG es un aparato que manipula la zona a tratar mediante unos rodillos que forman un pliegue modulable según la acción buscada. La endermología nació en Francia hace más de 30 años como un dispositivo para tratar mecánicamente las secuelas de las quemaduras de la piel, movilizando esas cicatrices e imitando las maniobras que el fisioterapeuta ejerce sobre ellas. La observación de que la piel sobre la que se aplicaba el tratamiento mejoraba otras condiciones como la celulitis, llevó a un desarrollo comercial que se ha centrado mayoritariamente en la aplicación estética. Pero sigue siendo utilizada con éxito en el campo de la fisioterapia, medicina deportiva, dermatología o cirugía.