Algunos tratamientos médico-estéticos deben realizarse durante los meses de invierno, en los que la exposición solar es menor.

Determinadas técnicas son fotosensibles, es decir que aumentan la sensibilidad de la piel a la radiación UV de la luz solar o de otras fuentes de luz , pudiendo provocar efectos secundarios indeseables de intensidad variable (desde un leve enrojecimiento y picor en la piel hasta la aparición de manchas o incluso quemaduras). Otros tratamientos pueden producir una reacción inflamatoria en la piel que, al exponerse al sol, provoque la aparición de una mancha (hiperpigmentación postinflamatoria). Es lo que ocurre, por ejemplo, en algunas lesiones de acné una vez resuelta la fase aguda inflamatoria.

Por lo tanto, realizaremos estas técnicas en los meses en los que las horas de sol son más escasas y la incidencia de los rayos solares más oblicua. Aun así no podemos dejar de usar las cremas de protección solar. Después de estos tratamientos está totalmente contraindicada la exposición solar, por lo que es imprescindible el uso de cremas con factores de protección adecuados que deberemos renovar a lo largo del día.

PEELINGS QUIMICOS

El peeling químico consiste en la aplicación sobre la piel de diferentes sustancias químicas que inducen la descamación de las capas más superficiales de la epidermis y estimulan la regeneración con células nuevas. El efecto inmediato es la exfoliación de la piel (de intensidad variable según el tipo de peeling) y un efecto más tardío de regeneración celular reparando la matriz dérmica (estimulación de la formación de nuevo colágeno).

En dependencia del tipo de ácido que se utilice, su concentración y el tiempo de exposición, la profundidad de la lesión controlada será mayor o menor y actuaremos sobre diferentes capas de la piel. Así, un peeling superficial actúa sobre la epidermis, un peeling medio lo hace en dermis papilar y el peeling profundo llega hasta dermis reticular.

Al efecto exfoliante del peeling, se le asocian otros efectos que dependen del tipo de ácido utilizado y que favorecerá la hidratación de la piel, el control de la secreción grasa, el tratamiento de manchas, etc…

El peeling químico es un procedimiento de rejuvenecimiento facial que nos permite tratar pequeñas arrugas, manchas, lesiones de acné…

El resultado es una piel más sana, luminosa, hidratada y tersa.

Pero no solo es un procedimiento estético… se ha demostrado que al aumentar el recambio celular, el peeling estimula a la proteína P53, aumentando así las defensas ante el cáncer de piel.

20180110_143714

LUZ PULSADA Y LÁSER

En general, estos procedimientos que utilizan fuentes de luz son utilizados durante el invierno cuando la piel no está bronceada y porque debe evitarse la exposición UV posterior al tratamiento.

Dependiendo del tipo de Láser (longitud de onda) podemos emplearlos para rejuvenecimiento, tratamiento de manchas y otras lesiones de la piel, lesiones vasculares, depilación, eliminación de tatuajes…

La Luz Pulsada Intensa (IPL) es un excelente tratamiento de rejuvenecimiento ya que por su efecto térmico elimina las lesiones pigmentadas y por su efecto biomodulador estimula la producción de colágeno.

Podemos aplicarlo a nivel facial, cuello, escote y manos. El resultado es una mejor textura de la piel, más tersa y luminosa, con menos manchas, arrugas, rojeces e imperfecciones en general.

20170404_121643La fotodepilación (ya sea con IPL o Láser) también debe realizarse en estos meses sin exposición solar.

La esclerosis de varices (ya sea química o mediante láser) es otro de los procedimientos de invierno.